Feliz de NO ser una Mamá Perfecta

De Mamá para Mamá 12 Nov 2017

Hola Mamás Modernas,

Cuando mi hija Emilia tenía 10 meses tuve la suerte de leer un artículo que para mí fue una guía que me ayudó a relajarme un poquito y no ser tan exigente conmigo misma.

Era eso, ¡o me volvía loca!

Les dejo lo que aprendí, y ahora lo sigo aplicando con mi segundo hijo de 4 meses… esto de la “bimaternidad” es oooootra cosa jaja ¡No imagino 3 o más!

No soy perfecta”

Hay que comprender que no podemos hacer todo lo que quisiéramos, simplemente es ¡imposible tener todo perfecto!

Hay días que me toca tender la cama ya cuando nos vamos a dormir, días que me pongo lo primero que encuentro en el closet o días en que tengo frente a mí una montaña de ropa por lavar ¡Así pasa! Ya no me estreso, el motivo es hermoso…¡paso tiempo con mis hijos!

“Renuncié a tener todo ordenado”

A quién no le ha pasado que mientras guardas la ropa, nuestros bebés exploradores la sacan y lanzan; o que les atrae jugar con cualquier cosa que se pueda regar (como el plato de agua del perro). Mi hija tiene 4 años y parece que su hobbie es desordenar lo que ordené…

Ya habrá momento de arreglar, si no brilla la casa todo el tiempo no importa, a cambio tenemos hijos felices que juegan y aprenden…eso sin duda es más importante.

“Comencé a disfrutar cada etapa de mi hijo”

Pasar tanto tiempo con mis hijos me permite disfrutar tanto lo que van aprendiendo. Yo les doy las herramientas, mi tiempo y amor, y a cambio ellos me hacen saltar de la felicidad.  Momentos y logros que muchas veces somos las mamás las que tenemos la suerte de presenciar.

“Empecé a dejar tiempo para mí”

Desde que me quedé embarazada mi tiempo para hacer ejercicio ni se compara al de antes, pasé de estar 10 horas de mi día dedicada a entrenar y dar clases a disfrutar como un tesoro de una hora de ejercicio todas las noches en el gimnasio (esto con Emilia, ahorita con Matías no lo he logrado aún y ¡si que me hace falta!).

Suena poco pero es como una especie de happy hour que me merezco y definitivamente hace que tenga mucho más ¡buena energía! (y paciencia, algo que necesitamos mucho las mamás).

“He comenzado a pedir ayuda”

No tiene nada malo escuchar consejos o pedir ayuda, es normal no saber todo. No me quejo de que mi suegra me haga a veces la sopa de Emilia, o que una amiga me corrija algo que estoy haciendo mal (¡ya me pasó con un remedio!). Sí, tenemos instinto, pero también tenemos gente que nos quiere ayudar de buena manera.

" Mamá Perfecta "

Así cada día veo a mis hijos lograr cosas, reírse mucho y creciendo a pasos gigantes; y me doy cuenta que voy bien, soy una mamá moderna, llena de cosas por hacer. No puedo controlar todo en el orden de mi casa, no puedo irme a la peluquería a darme mis gustos como antes (me dura nada el manicure jaja), ni puedo organizar al 100% mis horarios pero estoy en paz viendo como mis hijos son niños contentos que disfrutan mucho de su mamá.

Con cariño,

Gaby.


Guardar

Guardar

Guardar

Tags:
por Gaby
compártelo con otras mamás

2 Comentários

  1. Carolina Yépez

    Siempre atinadas pues muchas mamas somos temáticas pero a veces vale la pena renunciar a nosotras por ellos los hijos, creo es de los mejores tiempos invertidos en nuestras vidas.

  2. Hildaura

    Estoy igual, pero yo vivo sola con mi bebé 👶 ella tiene 4 meses y medio, demanda bastante atención. Entre la universidad y las tareas de la casa y entre otras cosas, estoy bastante agotada y muchas de las veces desesperada..

deja un comentario!

logo rodapé

Sé parte del Club Mamás Modernas y entérate de las últimas novedades, sorteos y eventos.