Ser Mamá de Bebés Prematuros, por Karina Recalde

De Mamá para Mamá 13 Nov 2017

Hola mamás,

Cuando nació mi hija no podía creer lo pequeña que era… tuve miedo solo de verla así tan chiquita e indefensa. Me pregunto, si yo tuve tanto miedo con una bebé que nació sin complicaciones cuánto temor sentirán las mamás que reciben a sus bebés prematuros… bastante más pequeños y antes de lo esperado.

Karina, una mamá muy entregada a sus hijos y gran amiga con la que me rio mucho, nos cuenta un poco sobre lo que es ser Mamá de Prematuros. Definitivamente no hay nada que pueda vencer el amor de una madre por sus hijos, es el mejor remedio para todo.

Con cariño,

Gaby.

______________________________________

Ser Mamá de Bebés Prematuros

por Karina Recalde

Hola mamás,  me llamo Karina Recalde y quiero compartir con ustedes mi experiencia como mamá de hijos prematuros porque sé que muchas se van a sentir identificadas con mi historia. Espero les pueda ayudar en algo el saber que no están solas, y que es normal que nos preocupemos “un poquito más de la cuenta”.

Mi hijo mayor ahora tiene 6 años y mi segunda hija tiene 3 años. Los primeros meses de mis dos embarazos fueron de riesgo y muy difíciles, pero a partir del cuarto mes era hermoso saber que estaban creciendo y desarrollándose perfectamente, ya saben lo que es esa espera del primer trimestre y más cuando sabes que existen riesgos extras.

A partir del sexto mes ya se me presentaron contracciones y algunas complicaciones, eso causó que avance con mis dos embarazos con las justas hasta el octavo mes. Ya cuando nacieron mis hijos fue la experiencia más hermosa y feliz de mi vida, nunca pensé que existía un amor tan grande: el amor de una madre por sus hijos.

mano_prematuro_blog_Mamas_Modernas

Ellos nacieron muy pequeñitos y delgados, era muy preocupante el cuidado que debía tenerles, no se alimentaban muy bien porque se cansaban de lactar y se dormían mucho más fácilmente que un bebé no prematuro. Pero siguiendo varios consejos de la pediatra y de otras mamás, como hacerles cosquillas en los piecitos o no ponerles ropa muy caliente,  lograba que coman más tiempo.

Cuando dormían tenía que colocarles triángulos, almohadas anti-reflujo y mil cuidados más; dormíamos con el monitor muy cerca para poder oír su respiración y asegurarnos que  estaban bien.  Hubieron muchas noches en las que mi esposo dormía con ellos en el pecho, incluso nos lo recomendaron para evitar la muerte súbita, control de temperatura, entre otras cosas.

Digamos que el cuidado de un bebé prematuro es como ser mamá primeriza siempre, vives mucho más atenta de lo normal a la respiración de tu bebé, al momento de darle de comer, etc. y creo que sentimos un poquito de temor extra porque sabemos que aun están muy pequeñitos.

Con los dos tuvimos situaciones muy duras… ¡los dos se asfixiaron! Con mi pequeño fue mientras dormía, vomitó y se ahogó pero gracias al monitor escuchamos algo raro  y nos dimos cuenta que tenía problemas para respirar,  en ese momento la desesperación fue gigante y no sabíamos qué hacer, le dimos la vuelta y le golpeamos la espaldita mientras íbamos al hospital donde le pusieron oxígeno y se reanimó. Muchas deben comprender lo duro que es ver a tu hijo en un hospital.

Con mi pequeña fue  mientras comía, no podía controlar la cantidad de leche que tomaba y se atoraba frecuentemente hasta que en una ocasión se ahogó, tuve que llamar a mi pediatra que me explicó ese momento como darle respiración artificial y como golpear su espaldita. Después de un tiempo logré que se ponga bien pero igual estuvo en el hospital haciéndose todos los exámenes necesarios para saber que nada había afectado su salud.

Podría decir, y así lo sentí, que estuve muy cerca de perderlos pero gracias a Dios  me dio la gran bendición de cuidarlos y mandar a las personas apropiadas en el momento justo. Por todo esto me volví una madre muy sobre protectora pero somos felices así… y lo mejor y más importante, ellos están con nosotros, con sus papás.

Aunque mis hijos tenían solo una semana de diferencia en el embarazo,  fue muy notorio como mi hija (que nació una semana más que mi hijo) nació mucho más fuerte y grande y no se enfermaba tanto como mi primer hijo que tuvo hasta hace poco muchos problemas respiratorios, alérgicos, etc.

Son algunas cosas por las que hemos pasado como padres de bebés prematuros pero cada día que los veo me doy cuenta que los padres hacemos todo cuando se trata de que nuestros hijos estén bien y que valió la pena todas las preocupaciones, malas noches, lágrimas y dolor que pase porque para mí mis hijos son mi vida y lo más valioso que Dios me dio.

Hijos_Prematuros_KarinaReclade_Blog_Mamas_Modernas

Un abrazo a todas las mamás, sobre todo a las de bebés prematuros, ¡ánimo! que nuestro amor y nuestro instinto lo puede todo.

Karina.

Guardar

Guardar

por Invitadas
compártelo con otras mamás

1 Comentário

  1. Hola señoras son experiencias muy bonitas q una se pasa pero tambien son sustos bien grandes el hecho de ver nacer a tu bb y ese miedo de perderlo.
    Les cuento q yo a mis 39 años me embarace de mi segundo compromiso y cuando recibi la noticia de q era un embarazo gemelar me asuste y llore sin parar, pero conforme fue avanzando mi embarazo me sentia muy feliz claro tube muchos problemas de salud corria el riesgo de perderlos pero avance hasta las 32 semanas donde nacieron mis amores y gracias a DIOS ahora estan muy bien fueron varones, en su nacimiento juntos con mi pareja tuvimos q luchar muy duro contra ese miedo q teniamos al verlos pequeñitos fragiles e indefensos.
    Ahora ya van para sus 4 años y le doy mil gracias a DIOS xq estan con nosotros es una experiencia muy dura pero a la vez hermosa

deja un comentario!

logo rodapé

Sé parte del Club Mamás Modernas y entérate de las últimas novedades, sorteos y eventos.