¿Nuestros Hijos tienen que ser tan Felices?

De Mamá para Mamá 01 Nov 2017

Hola Mamás Modernas,

Hace tiempo leí un post que fue super polémico de una mamá que decía que le parecía una locura que muchos papás se estaban endeudando para llevar sus hijos a Disney, y que muchas veces volvían decepcionados porque los hijos no disfrutaron tanto como ellos esperaban, sea por el calor, cansancio, horas en las filas, y otros tantos motivos… y que la vida real no era nada parecido a los cuentos de hadas.

Disney-8

Hoy decidí escribir sobre algo que hace mucho me preocupa y que estoy tratando de aprender, que es la búsqueda incansable de hacer felices a nuestros hijos . Y aquí me detengo un poco, porque claro que como mamá lo que más quiero en la vida es que sean felices, mi punto es justo lo opuesto, no permitir que nuestros hijos sufran y no sepan lidiar con las frustraciones…

Yo me acuerdo de niña que soñaba todo el año para que llegara rápido la navidad para que mis papás me dieran algo que quería. Existía una expectativa, un deseo, una ilusión. Fue más de una vez que no me dieron lo que quería y pienso que no soy menos feliz por eso. También me acuerdo la primera decepción amorosa (y que mi mamá se acostó a mi lado y solo me dijo “llora mi amor”), la vez que me rompí el brazo, cuando no me dejaron ir a varias fiestas, que no me hayan dado un carro a los 18 años y tantas otras cosas…

Pienso que con los muchos NO que he recibido en la vida me hice una persona más fuerte y preparada para el mundo, porque por más amor que tenían y tienen mis papás por mí, ellos sabían que el mundo real, fuera de la casa, no era nada amistoso.

Ahora volviendo al punto de nuestro hijos, no me atrevo a decir las razones por lo que nosotros papás estamos como en una carrera por hacer nuestros hijos perfectos, felices y  primeros en todo: primero en la clase, primero del equipo, primero en hablar 5 idiomas, primero en viajar a Disney, primero en tener el último celular, etc etc etc, ¡cuando todavía no cumplen ni 5 años! Una vez escuché que tenía que poner a Lucas en fútbol (por más que ame la música), porque el sería un fracasado en el colegio si no jugara. ¡Dios mío! Y pregunten lo que hice… le puse en el fútbol!!!!!! Por miedo, mucho miedo de que sufra…

meninos-escola-bullying-1390592015476_956x500

Y para evitar tal sufrimiento siempre les estamos preguntando ¿qué quieren hacer el fin de semana, qué quieren comer, qué quieren vestir, a dónde quieren viajar?… ¿Estas no son preguntas que deberíamos responder nosotros como papás, educadores de nuestros hijos y que se supone deberíamos saber lo que es mejor para ellos? ¿Ellos están en edad para decidir todo? No estoy diciendo que ellos no deban opinar, pero si cuestionando (¡a mi misma! incluso) si tenemos que darles el gusto ¡en todo! y no exigirles nada.

Y esto sin decir todo lo que les compramos y que muchas veces no valoran… ¿Y será mismo culpa de ellos? ¿Les estamos dando suficiente tiempo para disfrutar lo que se les dio anteriormente? “Damos todo a nuestros hijos y los dejamos sin “nada”…

De verdad no quiero que mis hijos sean fruto de esta realidad social de chicos sobreprotegidos y sin obligaciones, que de acuerdo a la autora del libro “De la culpa a la calma” y educadora familiar, Ángela Marulanda, sólo dará una generación de adultos inútiles y débiles.

“Son chicos súper débiles: se traumatizan con todo, se deprimen con todo, porque no saben luchar. Les quitamos la capacidad de postergar la gratificación, trabajar duro y de luchar por lo que quieren por darles demasiado”… tal cual se retrata en la película “Nosotros los Nobles” (ya la vieron?)

Mamás, soy honesta, tengo miedo de estar equivocandome por amor, de estar quitándoles sus sueños, de que por tratar de hacerles felices hoy les permito o pregunto todo, de hacerles inseguros, cómodos y sobreprotegidos.

Ángela Marulanda nos aconseja los siguiente para evitar crear niños débiles:

  • Establecer reglas. Los hijos tienen derechos, pero también obligaciones.
  • Buscar que los chicos se esfuercen por lo que quieren. Los hará adultos responsables.
  • Analizar tus motivaciones, si vas a comprar algo que un hijo te pide…analizar si ¿él debe tener eso para estar a la moda o no ser “menos” que los demás? ¿o realmente  lo necesita?.
  • Estar consciente de que si tus hijos carecen de algo no los “traumará” para el resto de sus días, más bien, ellos formarán su carácter y sabrán valorar sus posesiones.
  • Tener en cuenta que al dar algo especial a tus hijos, ellos deben saber que es una gratificación bien ganada…no obligatoria. 

Espero poder ser capaz y de ayudarles en su evolución para que se tornen adultos seguros y trabajadores. Lo único que puedo garantizar a mis hijos es mi amor incondicional y que estaré a su lado siempre, acompañando su victorias y seguramente sus fracasos.

Un abrazo,

Fer

*Texto Nosotros los Nobles. *Libro “De la culpa a la calma”, Ángela Marulanda  
por Fer
compártelo con otras mamás

3 Comentários

  1. Paola

    Hola. Justo lo que dices en este post, es el curso que realicé. Les dejo el link por sí les interesa. Que el curso está muy bueno , y es online.

    http://www.psicologiaycrianza.com/search?updated-max=2015-05-27T15:47:00%2B02:00&max-results=1

  2. Excelente artículo, es increíble el número de padres que tratan de sustituir (Por cosas materiales) la calidad de tiempo y educación que brindamos a nuestros hijos claro está que no estoy en posición de juzgar pero si en ser partícipe de un mejor redireccionamiento , gracias por la información.

  3. Natalia Macas

    Me pareció una publicación muy buena para guiarme como madre y estar tranquila ya que estoy encaminada de que no todo lo que se quiere es realmente lo que se necesita.
    Felicitaciones sigue adelante.

deja un comentario!

logo rodapé

Sé parte del Club Mamás Modernas y entérate de las últimas novedades, sorteos y eventos.