¿El Tiempo Fuera (Time-Out) en los Niños, realmente Funciona?

De Mamá para Mamá 01 Feb 2018

Hola Mamás,

Desde la primera vez que escuché de esta nueva versión de “ve a la esquina de la habitación y piensa en lo que hiciste” tuve mis serias dudas al respecto.

La técnica del tiempo fuera o Time-out, es una de las más usadas hoy en día. Muchas de mis amigas, que son mamás, la usan e incluso en las escuelas han reservado un “lugar especial” en el salón para enviar a los niños que no se comportan correctamente.

Pero ¿Esto realmente funciona?

Cuando pregunto cuál es el propósito detrás de ese “tiempo fuera”, todo el mundo concuerda con que es un tiempo para para que el niño piense en lo que hizo, y busque formas para remediarlo o hacerlo mejor la próxima vez.

Imaginen que acaban de llegar a casa del trabajo y su esposo las recibe en la puerta y dice “No puedo creer el lio que dejaste en el baño esta mañana. Estoy muy cansado de limpiar y ordenar tus cosas. ¡Ve a tu habitación y piensa en lo que hiciste, y no salgas hasta que yo diga que lo puedes hacer!”

¿Qué estarían pensando? ¿Cómo se sentirían? ¿Qué decidirían hacer o decir??? “Muchas gracias mi amor, este tiempo fuera es muy útil. Estoy muy agradecida porque estoy aprendiendo mucho. Realmente no puedo esperar para compartir contigo todos mis problemas porque eres un gran apoyo”. ¿Alguno de estos pensamientos vendrían a su mente??? Muy improbable, ¡se los aseguro!

Si, a un adulto se le dificultaría tener pensamientos positivos después de haber sido apartado, mucho más a un niño, que está aprendiendo acerca de sentimientos, emociones y reacciones. Cuando los padres usan el “tiempo fuera”, la mayor parte de las veces ya han intentado de todo para detener el mal comportamiento de su hijo, y nada ha funcionado. Así que, utilizan este nuevo recurso para que el niño se comporte mejor (¡al menos momentáneamente!). Sin embargo, debemos recordar que las personas que se sienten mal consigo mismas, se comportan mal. Cuando los niños se portan mal, en su interior se sienten mal consigo mismos, y al enviarlos lejos, estamos reforzando esos sentimientos y creencias de ser unas malas personas.

Si no podemos asegurar de que este tiempo fuera se use para “pensar en maneras positivas” él puede reaccionar aún peor la próxima vez. Si no podemos “hacer” que nuestros hijos piensen en maneras en las que pueden hacerlo mejor la próxima vez, entonces, ¿cuál es el punto de hacerlo? Si lo analizamos mejor, estamos enviando a nuestros hijos, tristes o enojados (o con cualquier otra emoción negativa), a un lugar específico, por su cuenta.  ¡Y este, es el momento cuando más nos necesitan… necesitan una guía sobre cómo salir de esas emociones negativas no deseadas que probablemente están provocando pensamientos negativos también! Más que nunca necesitan nuestro amor y afecto.

En lugar de enviar a su hijo a tiempo fuera, aquí les propongo algunas alternativas y recomendaciones:

  • Quédense cerca de su niño, háganle saber que están allí si él las necesita, y denle un poco de espacio para que se tranquilice. Una vez que la rabieta haya comenzado, su niño está en un estado de “lucha o vuelo”, y algunas partes de su cerebro no están trabajando, así que la lógica o la enseñanza en este punto es inútil.
  • Pregúntenle si necesita un tiempo para descargarse, tal vez ir a dar una vuelta, ir a saltar un rato en el saltarín, lo que sea que le ayude a descargar energías, y luego sí, que regrese a hablar con ustedes a cerca de lo que pasó y cómo ambos pueden resolver las cosas para la próxima vez. ¡Esta podría ser una buena alternativa para nosotras mamás también! Tomarnos 5 min, contar hasta 10 (o 100), cualquier cosa que pueda ayudar a regular nuestras emociones y nos ayude a no perder los cabales y quizá, empeorar la situación.
  • La palabra “tiempo fuera” tiene una reputación punitiva. Para cambiar eso en su casa, lo primero que pueden hacer es crear un área de “tiempo positivo”. Siéntense con su hijo y piensen juntos, dónde estaría ese “lugar especial” en su casa. Pregúntele sobre las cosas que necesitaría para ayudarle a sentirse mejor o calmarse: almohadas, animales de peluche favoritos, cobijas especiales, libros, música, etc. Hagan una lista y hagan que suceda.
  • En segundo lugar, para que sea aún más especial y personal pónganle otro nombre. Animen a su hijo a que le dé un nombre especial.
  • Y, por último, asegúrense de utilizar este “lugar especial” como un lugar donde su hijo pueda voluntariamente ir para calmarse y relajarse (con o sin ustedes), y cuando ambos se calmen, puedan hablar y trabajar en soluciones para la próxima vez.

“Un estudio realizado por el Instituto Nacional de salud mental concluyó que los tiempos fuera son efectivos para conseguir que los niños pequeños cooperen, pero sólo temporalmente. Los niños se portaban más mal que los niños que no eran disciplinados con tiempos fuera o time-out, incluso cuando sus madres se tomaron el tiempo para hablar con ellos después.” (AHA!crianza.com)

Recuerden, el mal comportamiento no es un problema… es un SINTOMA. Si su hijo se porta mal, es un signo de un problema más grande, como necesidad de más atención, poder personal positivo, o tal vez, necesita sentirse autosuficiente.

Hay muchas maneras en que podemos ayudar a nuestros hijos a sentirse y actuar mejor… y la disciplina positiva es siempre la mejor opción para la educación de nuestros niños.

¡Hasta la próxima!, que tengan una linda semana y disfruten de sus hijos,

PD: no duden en contactarse conmigo si tienen alguna duda o si necesitan conocer más a cerca de este u otro tema sobre a educación de sus hijos. Un abrazo grande

Carolina Chacón

Coach de Padres y de Vida

 

Caro Chacón
compártelo con otras mamás

1 Comentário

  1. María Fernanda Nieto

    Hola Caro,

    Me interesó mucho este artículo, ya que un tiempo pensé en usar el time out con mi hija de 2.5 años pero tras hablarlo con el pediatra me dijo que el no lo recomendaba. A pesar de esto, me cuesta mucho poder corregir a mi hija ante sus malos comportamientos que hoy son muy seguidos. Antes era una niña tranquila y cariñosa y se había vuelto todo lo contrario y no se cómo manejar la situación. Cómo familia en los últimos meses hemos pasado momentos muy duros y no se si ahora todo eso le está afectando. Cómo saber si son berrinches de su edad, cómo corregirlos? O como saber si necesita ayuda de un profesional ante su actitud? Ayuda!

    Gracias

deja un comentario!

logo rodapé

Sé parte del Club Mamás Modernas y entérate de las últimas novedades, sorteos y eventos.